CRECER

Crecer personalmentees una decisión a la que pocas personas llegan. Afortunadamente, cada vez en mayor número. Es más complicado acertarte a esa necesidad que enfrentarte a la verdadera tarea. 

Ser sincero siempre. Abrir tus sentimientos e ideas a los demás. O compartir menos, si así lo crees necesario. Ayudar al que lo necesita. Meditar tus acciones. Evaluar tus actuaciones. Compartir tus conocimientos. Intentar ser justo en tus decisiones. Frenar tus malos impulsos. Favorecer lo bueno que todos tenemos dentro.

Todo es entrenable. El cuerpo, en el mundo que nos intentar vender, parece ser el único campo que tenemos de mejora. Pero es nuestra alma la que puede experimentar transformaciones mucho más importantes y que nos harán sentir mejor con nosotros mismos.

No existen verdaderos ejercicios para una mejora personal. Simplemente, tenemos que enfrentarnos de manera diferente a lo que nos tiene deparado la vida. Responder de otra forma a una situación complicada. Enfrentar las dificultades. No dar rienda suelta a nuestras frustraciones. Pararnos. Respirar. Ponernos en el lugar del otro. Situarnos en posiciones incómodas. Pensar. Atacar los problemas desde otro lado. Enfretar los miedos.

No será sencillo. Tendremos que mordernos muchas veces la lengua. Y hablar justo cuando nuestra naturaleza nos pide lo contrario.

 

*Este escrito lo compuse mientras trabajaba para Fonomed/Banc Sabadell como participación en la publicación interna de los trabajadores de la empresa.
google0bff76f9c09bd917.html